3.3.08

Comitia habemus

Ante diem quintum Nonas Martias

Se acercan las elecciones y nos hallamos en plena vorágine electoral. Me parece un buen momento para entender cómo eran las elecciones en Roma.






Poco duró el reino fundado por los dos gemelos como tal. Más que reyes, los gobernantes de Roma eran tiranos y déspotas que tenían un poder absoluto sobre sus súbditos.
Sin embargo, el pueblo, cansado de dichos déspotas, derrocó al que sería último rey de Roma, Lucio Tarquino el Soberbio, y abriría un período republicano que duraría desde dicho momento, 509 a. C. hasta 27 a. C., año de la fundación oficial del Imperio.


Tras la caída de la monarquía (509 adC) se estableció en Roma un régimen aristocrático dirigido por unas cuarenta gentes, los patricios, jefes de las familias más antiguas de Roma.
El grupo aristocrático que arrebató el poder al rex lo organizó en beneficio propio, siendo frecuentes en esta época las luchas entre los propios patricios por el poder personal.
El régimen republicano trajo consigo cambios esenciales en el ámbito político. El poder antes concentrado en la figura del rey (rex) pasó a ser ejercido por una serie de cargos llamados magistrados. Estos funcionarios eran elegidos por las asambleas en los Comicios, celebrados anualmente:



Los consules
Las funciones del antiguo monarca fueron ocupadas por dos magistrados anuales, llamados Colegas (los cónsules) con iguales plenos poderes cada uno. De todas las magistraturas de la República ésta era la más importante. Los Cónsules eran patricios. Si algún cónsul se enfrentaba a su clase, los sacerdotes (también patricios) podían crearle muchas dificultades, además de que su magistratura podía ser suspendida nombrándose a un dictador.
El dictator
Eventualmente, siempre en casos graves, las funciones de los dos cónsules podían ser asumidas por un único magistrado, con el título de Dictador, funciones que se ejercían por un período de seis meses o hasta que cumpliera la misión extraordinaria para la que había sido nombrado, si la cumplía antes de los seis meses.
El censor
Cada cuatro años correspondía al censor fijar los presupuestos, hacer las listas de los ciudadanos y la distribución de los Impuestos.
Los quaestores
Se elegían cuatro Cuestores, todos ellos patricios: dos de ellos (Quaestores) ejercían por delegación de los Cónsules la administración del Tesoro Público; otros dos (Quaestores Militum) eran encargados de la caja militar, siendo nombrados por los Comicios Tribunados a propuesta de los tribunos de la plebe (pero de entre los patricios).





Los tribuni plebis
Los tribunos de la plebe, que en principio no eran magistrados, alcanzaron la consideración de tales ya desde poco después de su creación. Más tarde obtuvieron el derecho de asistir a las reuniones del Senado sin voto, y posteriormente el derecho de convocarlo y presentar mociones y hacer votar Senadoconsultos. Con ello adquirió una posición entre la aristocracia gobernante que le alejaba de sus primitivas funciones de auxilio a la plebe, que nominalmente conservaba pero que de hecho no ejercía.


Los plebeyos

La entrada de los plebeyos (o sea no ciudadanos) en las Curias (subdivisiones del pueblo, más o menos identificadas con las tribus) les concedía algunos derechos de ciudadanía, pero no eran elegibles para funciones civiles o sacerdotales, ni tenían derecho a las tierras comunales de pastos. Se permitió a los plebeyos asumir los cargos militares, y se les reservaron puestos en el Senado, además de permitir su voto en los Comicios Curiales (voto que perdió su importancia, al perder atribuciones dichos comicios). Pero existía aun una gran diferencia entre ciudadanos patricios y no ciudadanos plebeyos y la prohibición de matrimonios entre ambas clases se mantuvo. Desde el 493 adC. la plebe, reunida en Asamblea, pudo emitir un voto regular, perdiendo importancia las Asambleas de Curia donde los patricios y plebeyos se reunían conjuntamente.
Las elecciones
Desde mediados del Siglo V. a.C. la nobleza empezó a practicar acciones fraudulentas: para asegurar el triunfo de un patricio en una votación presentaban a varios candidatos plebeyos (dividiendo entre ellos el voto plebeyo); se impedía con coacciones u otros medios, la presentación de candidatos plebeyos populares que pudieran hacer sombra a un candidato patricio; y si todo fracasaba se anulaban los comicios por los sacerdotes, alegándose alguna infracción religiosa. El primer cuestor militar plebeyo fue elegido el 409 adC. y el primer Tribuno Militar con potestad consular fue elegido el 400 a.C.


Y todavía hoy los plebeyos seguimos persiguiendo derechos por conquistar.

Espero que sigamos teniendo curiosidad. El próximo capítulo: las elecciones.