1.10.07

Fortuna audaces iuuat




Ave amici, iniciamos un nuevo curso y aquí estamos de nuevo para ayudarnos y aportar nuestro esfuerzo personal a la travesía conjunta. Espero vuestra colaboración, de los praesentes (Iris, Héctor, Ausiàs, Marina, Triana, David, María, Miriam, Andrea, Fedra, Sandra, Lucía, Daniel, Yolanda) y de los absentes (Patri, Mirella, Fernando, Sheila, Lidia, Mónica, Carlos, Pablo, Borja…)
Damos las gracias a los antiguos alumnos que nos han visitado para darnos ánimos a la hora de empezar una nueva travesía: Mónica, Begoña, María, Juan, Ana…

Damos la bienvenida a los nuevos marineros que se incorporan: Neus, Omar, Iris, Joan, Nerea, Gemma, Jorge, Irene, Aizea, Raúl, Laura O., Laura P. y Elena

Comienzo dando las coordinadas que marcan nuestro rumbo en esta primera etapa del recorrido:
Los de primero tienen que poner rumbo a Italia, a la desembocadura del río Tíber. Es fácil de encontrar si os fijáis en el siguiente mapa.


Como os prometí una actividad extraescolar para visitar Roma y, en vista de que mi economía está en números rojos ( sacculus meus plenus est aranearum) mi ingenio se ha agudizado ante la adversidad ( Fortuna audaces iuvat) y os invito a una travesía virtual
Entraremos en el mar Tirreno sorteando las islas de Cerdeña y Sicilia y llegaremos a la desembocadura del río Tíber. Comenzaremos nuestra visita por los foros, junto al Coliseo, pasearemos por la orilla del Tíber, descansaremos en sus plazas, haremos una incursión por la vía Apia y nos embarcaremos de nuevo en el puerto de Ostia
Espero que esta primera aproximación a Roma os haya abierto el apetito para otras posteriores.
Bienvenidos todos y Feliz curso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy impresionada, Pepa, ¡no sabía yo que te hubieras informatizado tanto! Suerte a todos con el latín, ¡y aprovechad, que el bachiller pasa volando!

Mañana yo también emprendo mi viaje hacia Italia...

Un saludo!

Carmina.

(http://autumnoveneto.blogspot.com)

nauta dijo...

Gratias plurimas, Carmina. Como puedes ver, aquí seguimos intentando que nuestro barco ( el Andreu) siga a flote antes de que se nos derrumbe el edificio. Así que vamos cambiando los aparejos de manera virtual que es lo único que está en nuestras manos y no en las de la Consellería. Bueno, no quiero ponerme melancólica, pero os echo de menos y me alegro de que os vaya bien y de tener noticias vuestras de vez en cuando. Salve, amica.